El Calendario de Santos es el Santoral anual donde podrán buscar los Santos correspondientes a cada día del año; en concreto para el 6 de mayo tiene su lugar en el Santoral San Heliodoro, nombre masculino de origen griego “helios” que significa “sol” y de “dóron” que significa “don, obsequio”; Heliodoro es “Aquel que ha sido agraciado con el don o regalo de Dios”. Un significado que entronca magníficamente con nuestro protagonista, un chico de Fuentealbilla tocado por los dioses. Llamado Andrés, nombre masculino de origen griego “andrós”, su significado es “Aquel que es un Hombre viril” Y si hablamos de virilidad aunque en este caso concreto destaque por otras e infinitas cualidades futbolísticas hay que decir que hay que tenerlos muy buen puestos para que en un partido terrible y duro para los intereses de los suyos, aparezca de entre una maraña musculosa de jugadores un liviano y pálido jugador para dar un zapatazo con toda su alma y mandar el balón al único hueco imposible para Cech. Era el primer disparo entre los tres palos del Barça en todo el partido, en el minuto 93, ese instante en el que el que un Barça con diez ha obrado el milagro recurriendo a la épica.
Y es que ante el panorama al que se ha enfrentado el conjunto culé solo le quedaba un camino posible para llegar a la final de Roma: la épica y la fe. Porque el Chelsea ha sido superior en su juego, ha impuesto su orden táctico, defensivo, su músculo pero ha obviado una de las grandes verdades de este deporte: en el fútbol es importante defender bien pero lo es aún más atacar. Y aunque en este encuentro de vuelta lo ha intentado un poco más, la inspirada tarde de Valdés ha impedido el cierre del partido de forma prematura. El Chelsea ha sido disciplinado, trabajador, duro, pero ha perdonado y ha dejado vivo a un equipo como el Barça, que a diferencia del Chelsea, que marca goles de balones llovidos del cielo (un golazo el de Essien), marca goles gracias a futbolistas celestiales que convierten el balón en ángeles voladores.
La Diosa Fortuna por fin se ha aliado con el fútbol y le ha dado la espalda a un equipo que no ha querido ir a por el partido ni con superioridad numérica. En ese momento Hiddink ha pensado más en guardar la ropa sacando del campo a Drogba e incorporando a Belletti. A partir de ahí en un partido absolutamente trabado para los azulgranas en el que solo han tirado un tiro entre los tres palos ha comenzado a perder el Chelsea, a darle una última opción a un equipo que en cualquier momento puede echar al traste cualquier tipo de planteamiento táctico como así ha sido.
Como digo el fútbol ha salido vencedor dejando a un lado todo tipo de polémicas arbitrales que aún siendo un mal arbitraje no vale como justificación porque al mismo Drogba, al que elijo como ejemplo de vilipendiado le he visto fallar en esta eliminatoria dos claros mano a mano ante Valdés. Todos somos humanos y fallamos pero en esta ocasión parece que el primero que lo ha olvidado es él.
Hoy como hace ya casi un año vivimos con la selección española, es un día feliz para los que amamos el buen fútbol. En esta semifinal no hemos podido ver al mejor Barça pero por merecimientos durante toda la temporada y por su fútbol, merece entrar en la historia y disputar la final de Roma ante otro gran equipo, el United de Ronaldo.

Por todo ello el día de San Andrés que en el Santoral se celebra el 30 de noviembre propongo a todos los barcelonistas que recojan firmas para que ese día pase a partir de hoy a este histórico 6 de mayo en el que un genio volvió a gritar con fuerza: ¡Qué grande es el fútbol!

Mariano Jesús Camacho.