Túmulo funerario

Túmulo funerario

Con la inserción de este post corto arranco una nueva categoría en la que intentaré mostrar el acercamiento del arte escultórico al fútbol y a sus figuras legendarias. Arte figurativo en el que la forma sugiere sentimiento y da vida a la materia. En este caso sentimiento histórico porque mi primer elegido es un arquero de leyenda, un personaje mitológico, una etérea y sombría pero imponente figura de un animal salvaje, aquella “Araña Negra” que paseó su leyenda por la vieja URSS y por los campos del mundo entero. Aquel del que podemos observar su perfil arácnido en la lápida que corona su túmulo funerario portando en una mano el balón y en la otra sus míticos guantes.

Ese legendario guardameta por el que se levantó un monumento en su honor. Una de las esculturas futbolísticas más bellas que he contemplado, una estirada de bronce de una “Araña Negra” que con aquella boina traspasa los límites de su red, de su territorio, del ángulo derecho de su portería, del campo de juego, para atrapar el balón.
Una composición magnífica situada cerca de la Tribuna Norte del Estadio del Dinamo de Moscú desde el año 1999, cuando el escultor Alexander Rukavishnikov, concluyó su obra. A la solemne ceremonia de inauguración del monumento celebrada un sábado 23 de octubre de 1999 y que coincidió con el setenta aniversario del legendario guardameta asistieron el alcalde de Moscú Yuri Luzhkov, el ex Primer Ministro de Rusia, Sergei Stepashin y destacados deportistas de Rusia.
Una muy expresiva composición con gran riqueza y diversidad de interpretación.

Para muchos: Una flecha de piedra que vuela en el cielo, hacia la eternidad del portero.

Monumento a Lev Yashin

Monumento a Lev Yashin

Mariano Jesús Camacho.