Mr.Pentland y su mítico bombín.

Mr.Pentland y su mítico bombín.

Con motivo de la celebración de la final de Copa de mañana son muchos los recuerdos históricos que se nos vienen a la mente de este equipo vasco que representó en gran medida una de las más serias alternativas en el fútbol español al dominio histórico de Real Madrid y Barcelona. Es cierto que exceptuando dos o tres temporadas a inicios del 2000 en las que los rojiblancos completaron una gran temporada y se metieron en plazas europeas la reciente historia del club no ha hecho honor a su gran nombre y ha coqueteado peligrosamente con abandonar la categoría en la que siempre ha militado. Pero es que este Athletic es grande donde los haya, recuerdo que mi abuelo y mi padre me hablaban de un gran equipo con el que habían disfrutado por su nobleza, calidad y fortaleza. Yo los escuchaba atentamente desde la distancia, sin comprender demasiado ¿porqué personas tan distantes geográficamente y siendo aficionados del Cádiz podían ser simpatizantes del conjunto bilbaíno? La respuesta era clara: Yo no había vivido tanto y sus recuerdos vitales les acercaba a simpatizar con un equipo que en su época era mucho Athletic.

Por ello mi curiosidad era bastante grande en referencia a aquellas conversaciones en las que salían a relucir los nombres de Gainza, Iriondo, Zarra, Venancio o en su caso de los Rojo I, Iribar… Tuve curiosidad por aquel equipo hasta que mi afición por la historia del fútbol me fue colocando en situación. Entonces conocí a Mr.Pentland y su delantera mítica: Lafuente, Iragorri, Bata, Chirri y Gorostiza. Luego me imbuí en la historia de aquellos “Mosqueteros” que marcaron época en la década de los cincuenta, la segunda delantera mítica formada por Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza. A finales de los sesenta y comienzos de los setenta otros míticos jugadores marcaron época en la historia del club y del fútbol español, ahí quedan los nombres de dos monstruos como el Txopo Iribar (uno de los mejores porteros de la historia) y Txetxu Rojo (Rojo I), un exquisito y gran jugador que paseó su talento y los colores rojiblancos allá por donde pasó.

Posteriormente llegarían mis recuerdos vitales que comenzaron con un equipo que en la primera mitad de la década de los ochenta logró dos títulos de Liga en los que incluyo el recordado doblete de la 83/84. Desplegaban otro tipo de fútbol, efectivo y cercano al inglés pero tenían en sus filas a jugadores tan destacados como Dani, Argote, Zubizarreta, Goiko, Endika, Liceranzu, Sola, De Andrés y…Manu Sarabia, este último un genio, de los mejores jugadores españoles que he visto.

No cabe duda que el hecho de mantener su valiosa política de cantera en el fútbol actúal le ha mermado en su  competitividad sobre los puestos de privilegio. El equipo vasco ha pasado por momentos delicados en este fútbol en el que resulta tan complicado competir con rivales de mayor poder económico y un abanico más amplio de elección con el que llegan a contar con prácticamente selecciones internacionales. Aún así es digno de todo elogio su papel y lo es aún más el hecho de que el nombre del Athletic vuelva a ser vinculado a un nombre:  Rey de Copas. Porque si en España hay dos reyes por excelencia de la citada competición estos son el Barcelona con 24 títulos y el Athletic con 23. Por ello esta final debe ser y será histórica, mi deseo es que se vea un gran partido, de poder a poder pero noble, que no tenga nada que ver con su último enfrentamiento en una final de Copa. Aquel de 1984 en el que una batalla campal enturbió tristemente una fiesta del fútbol a consecuencia de las viejas cuentas pendientes que mantenían ambos equipos desde las lesiones de Schuster y Maradona.

Desde esta modesta tribuna expreso mi más sincera felicitación a los aficionados vascos por volver a verles en una final por la que tantos años han esperado. Ahora otra generación puede entrar en la historia, los Llorente, Yeste, Susaeta y compañía, pero para ello tendrán que imponerse a un extraordinario equipo, el Barça de Guardiola, uno de los mejores que he visto a lo largo de mi vida. Una vida en la que mi curiosidad histórica me ha llevado a leer ávidamente la historia de legendarias delanteras del fútbol español como la “Delantera Stuka”, “Las Cinco Copas del Barça”, la “Delantera Eléctrica del Valencia”, “Los Magníficos del Zaragoza”, “Las Cinco Copas del Madrid”, las “Delanteras de Seda y de Cristal del Atlético”. Y cómo no, la de esos “Mosqueteros del Athletic” sobre la que os ofrezco este pequeño retazo histórico:

5magnificos2En la historia de la Liga grandes formaciones ofensivas han marcado época y han dejado su sello goleador pero pocas tan recordadas, añoradas y queridas por los aficionados españoles como la formada en el Athletic a comienzos de los cincuenta por: Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza.

Una delantera cimentada en la calidad futbolística y humana de un grupo de amigos que estaban tan compenetrados dentro del terreno de juego como fuera de él. Y es que estamos hablando de otra época en el mundo del fútbol. Por aquel entonces las distancias eran muy largas y los medios de locomoción tenían muy poco que ver con los que existen en la actualidad. El equipo vasco era como una familia y esa sintonía unida a la enorme calidad de aquella generación de futbolistas se vio traducida y reflejada en una temible delantera en el terreno de juego.

Uno x uno.

Piru Gaínza: “gitano-vizcaíno” un extremo zurdo inteligente, con un toque de balón perfecto y rapidísimo, no en vano fue apodado como el “Gamo de Dublín”; Panizo: era lo que se llamaba en la época un interior constructor, un gran pasador, un hombre que aportó calidad y visión de juego; Rafa Iriondo: un extremo diestro que era todo velocidad y habilidad, aunque con menos clase que el histórico Lafuente; Venancio: un constructor de juego infatigable que poseía una potencia de tiro colosal y de Telmo Zarraonandía “Zarra”, qué podemos decir que no se haya dicho ya: “la segunda mejor cabeza de Europa después de Churchil” un rematador implacable. El delantero centro más generoso en entrega de facultades de la historia del fútbol español.

Todos estos futbolistas tenían una cosa en común, salían al terreno de juego a divertirse y a ganar. Juntos conquistaron el campeonato de Copa de 1950 y dos subcampeonatos de liga en 1952 y 53 pero antes Panizo, Zarra y Gaínza conquistaron la de 1943 y en 1944 junto a Iriondo la de 1944. A esta mágica delantera se les podría incluir los nombres de Nando y Patxi Gárate que alternaron con el extraordinario quinteto. Precisamente con Nando se hizo célebre el “triángulo infernal” formado por Nando, Panizo y Gaínza que hicieron de las suyas en el campeonato de Copa. En definitiva una mágica generación de futbolistas de ataque que hicieron disfrutar a los aficionados del Athletic y a los aficionados del fútbol español en la década de los cuarenta y cincuenta.

Que gane el mejor…

Mariano Jesús Camacho.