"Vuelo Imperial"

"Vuelo Imperial"

2 de abril de 1958 en una lluviosa tarde el Real Madrid se enfrenta al conjunto húngaro del Vasas de Budapest, en el primer partido de las semifinales de Copa de Europa. Un encuentro en el que Alfredo Di Stefano hace tres goles y celebra uno de ellos (que marcó de una espectacular falta) con un majestuoso salto con las piernas flexionadas, los puños cerrados y lo brazos en alto, una celebración que habría quedado en una más de las muchas con las que deleitó a la afición madridista de no ser por la pericia y profesionalidad de un fotógrafo llamado Agustín Vega. Un  tipo humilde que trabajó en Diario As desde su fundación hasta su jubilación, más conocido como “El Lija” y que llegó a declarar que como todo en la vida aquella foto tuvo también su dosis de fortuna. Y es que según cuenta la pericia y profesionalidad son importantes para captar la luz, el enfoque y demás, pero una fracción de segundo marca la frontera entre una buena foto y una foto genial. Aquella que capta el instante mágico de un personaje de leyenda en pleno vuelo con sus piernas flexionadas a más de un metro de altura del césped.
La fotografía que captó la grandeza del Madrid que Don Alfredo lideró, la instantánea más conocida y repetida del “Madrid de las cinco Copas” y la “Saeta Rubia”. La combinación mágica del blanco y el negro, dos colores situados a ambos lados de la paleta cromática, el mejor trazador de perfiles, el perfecto juego de luces y sombras que desnuda al personaje, que lo retrata. Una vieja foto de tal fuerza e impacto visual a la que la patina del tiempo no ha podido restar un ápice de su belleza, de su historia.

Di Stefano y Pedro Montes
Di Stefano y Pedro Montes

Una magnífica foto tomada en condiciones muy inferiores a las actuales, con un rollo de 36 fotos con el que el fotógrafo tenía que cubrir un partido entero y pisando prácticamente la línea cal. Para mí sencillamente una obra de arte que representa a la más gloriosa época de la historia del Real Madrid, por ello escogida por Pedro Montes Martínez sin ningún tipo de duda como boceto para esculpir la escultura de la leyenda.

Una escultura que comenzó a surgir en la cabeza de Pedro Montes cuando el artista se dirigió al Real Madrid con una propuesta firme y clara: “Presidente… Don Alfredo se merece un monumento”. Una obra escultórica dispuesta sobre una base que hace que se sostenga a más de dos metros por encima del suelo y cuya figura mide en total aproximadamente 1,90 metros.
Presentada en febrero de 2008 en un acto homenaje al que acudieron numerosas personalidades entre las que se encontraban Blatter, Michel Platini, Santamaría, Abelardo, Bobby Charlton, Butragueño, Valdano o Raúl, recibió una gran acogida e hizo coincidir a todos en el hecho de que reflejaba fielmente la grandeza de su protagonista.
Un protagonista que comentó lo siguiente: Está muy bonita, yo creo que incluso demasiado para mi paso por el Real Madrid. Le agradezco a Pedro y al club el trabajo que están haciendo para presentar un monumento en mi honor y espero que la gente pueda disfrutar de ella cuando pasen los años”, expresó ‘La Saeta’, que cree que “refleja un momento muy bonito, de un gol muy especial”. Palabras que hicieron feliz al escultor Pedro Montes que expresó de la siguiente manera su satisfacción y todas las sensaciones que sus expresivas manos habían dotado a su obra de la majestuosidad necesaria para recordar a Don Alfredo: “El 1 de octubre vino el homenajeado a verla. Yo estaba muy nervioso pero cuando llegaron y observé que le gustó tanto a Di Stéfano como a Calderón me sentí satisfecho con mi trabajo”
En definitiva una bonita obra que preside el pequeño estadio que lleva su nombre y da la bienvenida a todos aquellos chicos que cada día acuden a “La Fábrica” con la ilusión y el sueño de parecerse al mito y celebrar un gol con esa misma grandeza en el césped del Bernabéu.

SOCCER-DI STEFANO

distefano

Foto: http://www.flickr.com/photos/26462605@N03/2481934824/

Mariano Jesús Camacho.

Anuncios