Kaka-Cristiano Ronaldo

Kaka-Cristiano Ronaldo

Los sonados fichajes de Kaka -65millones de euros- y Cristiano Ronaldo -96 millones de euros– han reabierto un debate (que dejando a un lado la moralidad y el hecho incuestionable de que nadie puede valer ese precio de mercado) no es ni mucho menos nuevo en esto del fútbol, en el que tanto dinero se mueve y en el que un fichaje de tan elevado coste puede amortizarse con otros conceptos.
Y hablando de astronómicas cifras y de la historia de la Liga española debemos remontarnos a los años treinta para encontrar el primer pase astronómico de la historia de la Liga. El futbolista en cuestión fue Ricardo Zamora, que fue contratado por el Real Madrid por las 150.000 pesetas que pagó a su club de origen, el Español. Ya por aquel entonces los aficionados se echaban las manos a la cabeza y aún más cuando conocieron que “El Divino” cobraría unas 3.000 pesetas mensuales, una cantidad desorbitada para la época. Han pasado de aquello casi ochenta años pero en la calle sigue existiendo el mismo debate. En aquella década de los treinta encontramos otra incorporación sonada como la de Losada que costó 40.000 pesetas al Atlético de Madrid. Pero luego los clubes entraron una pequeña época de recesión en la que los traspasos entraron en una cuota de mercado un poco más sensata y ahí encontramos el fichaje de Elícegui por 40.000 pesetas y la triple incorporación del Madrid de Quincoces, Ciriaco y Olivares por 65.000 pesetas.
Posteriormente en la década de los cuarenta y aunque pueda parecer lo contrario se siguió batiendo registros en lo referente a traspasos y eso que el país pasaba por serias penurias económicas en la posguerra. Así encontramos el doble fichaje del Valencia en 1940 de Gorostiza y Epi del Athletic y la Real por 120.000 pesetas cada uno. Especialmente significativo sería el año 1947 cuando el Atletico tiró la casa por la ventana por el jugador del Alcoyano, Vidal y puso sobre la mesa 450.000 pesetas, batiendo el record de Zamora.

Di Stefano
Di Stefano

En cualquier caso el primer gran fichaje de la Liga tanto por su cuantía económica como por la polémica del pase y el rendimiento del futbolista se produjo en la década de los cincuenta, cuando en 1953 Santiago Bernabéu y el Madrid pagaron 4 millones de pesetas por el fichaje de Alfredo Di Stefano. Está claro que en este caso la rentabilidad del fichaje fue más que manifiesta y que su club amortizó y rentabilizó con creces el dinero invertido en su momento.

Cruyff
Cruyff

En la década de los sesenta el Barcelona entró en escena y firmó al defensa vasco Garay por 5 millones y medio de pesetas, una cifra que pronto fue pulverizada por el Inter de Milan, que le arrebató a Luis Suárez al Barcelona por una cantidad inimaginable: 25 millones de pesetas. El fútbol da el primer salto cuantitativo y cifras consideradas mareantes comienzan a ser vistas con otra perspectiva ante los primeros indicios de desarrollo europeo.
En la década de los setenta y coincidiendo con la apertura del mercado se produce otro de esos pases históricos que marcará otro nuevo escalón en el mercado futbolístico. En 1973 el Fc.Barcelona llega a la barrera de los cien millones con el fichaje de Cruyff procedente del Ajax.

Diego Maradona
Diego Maradona

En la década de los ochenta el Barcelona vuelve a mover el mercado con varias incorporaciones y lo rompe con uno de ellos. El primero Bernd Schuster por el que paga 143 millones al Colonia, el segundo Quini por el que paga 80 millones al Sporting y el tercero y el que bate todos los registros históricos Diego Armando Maradona por el que paga 1.200 millones de pesetas a Boca. Un traspaso que liderará la cifra record durante más de una década. Otro pase a destacar es el de Paulo Futre del Oporto al Atlético, club al que llega de la mano del candidato Jesús Gil y Gil, que de esta manera se introduce en el fútbol con el reclamo del jugador luso bajo el brazo, al que consigue tras abonar una cifra superior al los 500 millones de pesetas.
En la segunda mitad de la década de los noventa y con la puesta en vigor de las cláusulas de rescisión el mercado español entra en una vorágine de vértigo en la que el fichaje de Mijatovic por 1.300 millones marcará una pauta económica que se verá incluso incrementada con los contratos de los derechos televisivos. Así encontramos otro traspaso record con el fichaje de Ronaldo por el Barcelona, que paga 2.500 millones de pesetas al PSV. Un Ronaldo que volverá a ser protagonista solo un año más tarde, cuando coge las maletas con dirección a Italia para firmar por el Inter de Milan por la astronómica cifra de 4.500 millones de pesetas. Una cantidad que los azulgranas invertirán por ejemplo en Sonny Anderson pero especialmente en Rivaldo, futbolista por el que paga al Deportivo la cláusula al filo del comienzo de la Liga.
El fútbol a partir de aquí tanto en el mercado español como europeo entra en una dinámica en la que hasta por un defensa o un medio de corte defensivo puede pagarse 2.000 millones de pesetas. Posteriormente Gil vuelve a entrar en escena con los fichajes de Vieri -2.600 millones de pesetas- y Juninho -2.900 millones de pesetas-.
El siguiente en dar el paso será Manuel Ruiz de Lopera, que contrata a Denilson por unos 35 millones de dólares, unos 6.600 millones de las antiguas pesetas.

Zidane-Florentino
Zidane-Florentino

En el año 2.000 el fútbol vuelve a entrar en una dinámica de ruptura económica en la que un candidato a la presidencia del Madrid llamado Florentino Pérez llega al fútbol con su modelo de gestión. Aquel con el que considera que pagar una astronómica cifra por un futbolista puede resultar rentable a corto y medio plazo por los ingresos indirectos que generan. De esta forma y haciendo una jugada de ajedrez en plena campaña consigue la contratación de Luis Figo, abonando su cláusula 61,4 millones de euros (se superan los 10.000 millones de pesetas), ganando las elecciones y asestando un duro golpe en la línea de flotación del rival.
A partir de aquí inicia una política anual de fichajes en la que es innegociable la contratación de un superestrella por temporada. En 2001 llega al club Zinedine Zidane que pulveriza todos los registros históricos pagando a la Juve 71,6 millones de euros. En 2002 Florentino sigue copando el mercado al firmar a Ronaldo por 45 millones de euros y un año más tarde incorpora a David Beckham por 35 millones. Una política que le reportaron muchos éxitos pero con la que también fue al fracaso. Fichajes estratosféricos, algunos muy rentables pero otros no tanto, recordemos otros pases record como los de Hernán Crespo (56,2 millones pagados por la Lazio al Parma), Gaizka Mendieta (que pasó del Valencia a la Lazio por 48 millones), Rio Ferdinand (el United desembolsó 46,7 millones en 2002 para hacerse con el defensor del Leeds United), Christian Vieri (pasó de la Lazio al Inter en 1999 por 46,5 millones) y Andrei Shevchenko (traspasado del Milan al Chelsea en 2006 por 46 millones).

En cualquier caso nada nuevo en esto del fútbol puesto que con este pequeño repaso histórico queda más que demostrado que lo que está llevando a cabo el “Rey Midas” blanco se viene haciendo desde que allá por 1930 Zamora fichó por el Madrid por 150.000 pesetas. El único problema es que por el camino que va podríamos estar en una temporada histórica en cuanto a traspasos e inversión en una sola campaña.
Otra cosa y otro tema mucho más profundo a tratar sería lo que este baile de números nos parece a cada uno de nosotros, la ética, la moral…

Mariano Jesús Camacho