USA, bajó de la nube a España

USA, bajó de la nube a España

La selección española recibió una cura de humildad en toda regla y cayó justamente en las semifinales de la Copa Confederaciones al ser derrotada por el equipo estadounidense por dos goles a cero. Una derrota que corta la gran trayectoria del equipo español y certifica que en esto del fútbol nunca se debe dar nada por sentado hasta que no se consigue la victoria en el terreno de juego.

 Todo ello en un partido en el que en su primera mitad las norteamericanos entraron con mucha más adrenalina que el equipo español, con mucho orden y con peligrosas acciones a la contra que acabaron por desnivelar la balanza en una acción en la que Altidore la ganó claramente la partida a un desafortunado Capdevilla. Un error puntual que hizo justicia pero un gol que estuvo rondando con anterioridad la meta de Iker. Y es que en esta primera mitad USA maniató por completo a ‘la roja’ con una ahogante presión a la zona de creación española, con una defensa impecable sustentada en Onyewu y Demerit y una salida ofensiva a velocidad de vértigo que hizo sangrar a España por las bandas e impidió la subida fluida de nuestros laterales.

En la segunda mitad España salió con más chispa, dándole más velocidad a la pelota y encontrando por fin la conexión entre Xavi, Cesc, los puntas y las bandas, fruto de ello llegaron las ocasiones más claras del equipo español que estuvo cerca de hacer el empate, pero una y otra vez se topó con el orden y el inspirado trabajo defensivo de un equipo que llegó como víctima propiciatoria y con piel de cordero, pero que acabó haciendo besar la lona al equipo récord.

Una victoria por K.O. que comenzó a fraguarse cuando Cesc enfiló el camino de los vestuarios y que se selló en el justo momento en el que Dempsey le robó la cartera en el área pequeña a Sergio Ramos para cerrar el partido con el dos a cero definitivo. Otro error puntual que condenaba a una España que se quedaba en ese partido nº 35 sin conocer la derrota para caer de forma inesperada y justa ante el equipo dirigido por Bradley.  

Ahora comenzaremos a echar en falta a jugadores como Iniesta, Senna y Silva pero creo que antes tendremos que analizar las razones de la eliminación en un torneo en el que España ha ido de menos a más. Algo que seguro se hará desde el cuerpo técnico y que debe hacerse sin presión, con la compresión y el respeto que merece un equipo que hasta hoy solo ha sido digno de elogio y admiración.

En definitiva una conveniente cura de humildad para prensa, afición y jugadores que daban por hecha una final ante Brasil. Conveniente porque debe servirnos para aprender de los errores y porque ha ocurrido en la Copa Confederaciones y no en el Mundial. Seguimos creyendo en esta selección pero no debemos creérnoslo, algo que es diametralmente distinto. Las derrotas nunca son buenas pero pueden ser edificantes si en el futuro nos aplicamos el cuento y volvemos a ser tan humildes como éramos y tan diáfanos y seguros en nuestro estilo y en lo que queríamos hacer.   

Esto es fútbol…

Mariano Jesús Camacho.