Los simuladores

Los simuladores

El canal de televisión argentino Telefe emitió en dos temporadas en 2002 y 2003  la exitosa serie “Los simuladores”. En la citada serie un grupo de personas se dedicaba a solucionar problemas de la gente a través de originales y sofisticados operativos de simulacros. Su éxito fue de tal calibre que la idea original de Damián Szifrón fue ‘exportada’ a Chile, España, México y Rusia, donde se realizaron remakes. 
De los cuatro socios que componían el grupo destacaban especialmente Mario Santos (Federico D’Elía), la cabeza pensante y Emilio Ravenna (Diego Peretti), el personaje clave del operativo, un tipo muy extrovertido y con una capacidad camaleónica innata en su personalidad.
En definitiva una serie muy original y entretenida que me sirve para situaros en la tarde del domingo 10 de enero de 1988. Aquella tarde en Salta se jugaba algo más que un partido de Nacional B, el conjunto local del Juventud Antoniana de Salta recibía a Atlético Ledesma de Jujuy y en juego estaba el honor de las provincias. La rivalidad se había vivido durante toda la semana en Salta en el que sería uno de los clásicos del Norte.
El optimismo de los salteños era evidente y a nadie se le pasaba por la cabeza una derrota ante Ledesma, por ello los acontecimientos vividos por el colegiado del encuentro Osvaldo Pisapia y su reacción ante la situación que se le presentó son dignos del mejor Mario Santos o de la picaresca habitual de Emilio Ravenna. Y es que a falta de cinco minutos para la finalización del choque Ledesma arrancaba un punto del feudo de Salta y trataba de enfriar el choque con la intención de salir airoso del envite. Todo indicaba que el choque podía acabar con tablas en el marcador pero en una acción del volante Agüero en la zona media propició un pase al hueco  para Gustavo Gherbis, que perfectamente habilitado y tras quedar solo frente al arquero Vargas la mandó a dormir a un palo, cerrando así una jugada excelente con un golazo. Una acción que arrancó la ira de los aficionados locales, que no estaban dispuestos a aceptar una derrota y reclamaron insistentemente fuera de juego al colegiado Osvaldo Pisapia, que siguió las indicaciones del línea Augusto Mounes -que no levantó el banderín- y marcó el centro. Por tanto 3-2 para Ledesma y lluvia de insultos para Gherbis, Pisapia y de manera especial para el línea Augusto Mounes. El línea fue objeto de las primeras iras de los aficionados locales y lo vivió de la siguiente manera:  “Al entrar —cuenta el línea Mounes—, había tres policías salteños que, pobrecitos, estaban más pálidos que nosotros. Ahí nomás, un grupo de hinchas vino a pegarle patadas a la puerta. Estaban descontrolados, nos iban a matar. Entonces, cuando se iban a meter, Pisapia, que era subcomisario de la Federal, sacó la 45 reglamentaria, que como cualquier policía debía portar siempre, y se la puso en la cabeza a uno de los tipos. Recién ahí retrocedieron un poco. Si Pisapia no hacía eso, creo que nos mataban. Enseguida se decidió que la única manera de salir vivos era seguir con el partido”.
De esta forma un escándalo de grandes proporciones se les sobrevino a los trencillas que temieron por su integridad física y tuvieron que reaccionar cual “Simuladores”.
Tras veinte minutos de suspensión Pisapia tuvo el coraje suficiente como para volver a salir y reanudar el encuentro aunque sin la presencia del línea, que a fin de cuentas nunca se le pasó ningún pensamiento suicida por su cabeza y aunque era el momento adecuado para ello prefirió aferrarse a sus ganas de seguir íntegro y salir vivo de la quema. En principio podría parecer que el colegiado saltaba a la arena para inmolarse pero Pisapia -como Mario Santos- tenía un plan: el colegiado previo acuerdo con los futbolistas de Ledesma reanudó el partido anulando el gol de Gherbis. De esta forma conseguía calmar los ánimos de los exaltados hinchas de Salta, que no conocían el contenido de la conversación que había mantenido el colegiado en vestuarios con el capitán de Ledesma:

“—Escúcheme bien —le dice Pisapia a González, capitán de Ledesma—. Vamos a seguir como si hubiera anulado el gol, pero en el informe a la AFA figurará 3-2 para ustedes. El partido ya fue suspendido por los líos, ¿me entiende? Se terminó. Pero sigamos jugando. Si no lo hacemos, ni ustedes ni nosotros salimos vivos de acá”.
Decidí anular el gol —dice Pisapia— para que la hinchada y los jugadores locales creyeran que seguía 2-2. Había sido un golazo y válido, pero con los de Ledesma hicimos la parodia de que estaba anulado y de que el partido continuaba. En ese momento no pensé en cuestiones reglamentarias: si había vidas en juego…”.
De esta forma los futbolistas e hinchas de Antoniana eran ajenos a los que sucedía en realidad y del operativo montado por Pisapia. En referencia a ello el colegiado declaró:  “Luego de anular el gol, todo fue normal —relata Pisapia—. Finalmente, días después el Consejo Federal de la AFA se lo dio ganado 3-2 a Ledesma, pero como pasa siempre a los salteños no les suspendieron la cancha ni nada. Es feo engañar a la gente, pero estoy seguro de que si daba ese gol era lo último que hacía”.
Así concluía la trama perfecta del colegiado que estuvo cerca del linchamiento según los testigos: 

 “Al árbitro iban a matarlo —cuenta Gustavo Cil, delantero de Antoniana—. Desde nuestro vestuario, se escuchaban las patadas que los hinchas le daban a la puerta. Luego, cuando decide reanudarlo, me le acerqué para ver si había cobrado el tercer gol de ellos y me dijo que no me preocupara, que ya estaba anulado. El tema es que la bronca venía de antes: el día anterior, dirigentes de Ledesma le habían pagado al árbitro un tour por el Cafayate para que fuera con su esposa. Eso no implica que estuviera arreglado, pero pesó en el ánimo de la gente. Es que en los Regionales pasaba mucho: cuando podían, los dirigentes arreglaban un paseíto con los árbitros…”.
Una simulación perfecta que me recordó a aquella magnífica serie y que es una de aquellas “Historias del fútbol argentino” que tanto me gusta recordar.
Fuentes:
http://www.arbitrosdefutbol.com.ar/anec4.htm
Mariano Jesús Camacho

Anuncios