Armando NogueiraArmando Nogueira pasa por ser uno de los cracks de la prensa deportiva brasilera y mundial, todo un estilista y un sabio del presente y del pasado futbolístico. Podríamos definirlo de dos maneras, como un gran escritor haciendo de periodista o como un gran periodista haciendo de escritor.
El maestro Nogueira goza de una reputación, un prestigio labrado a pulso y cimentado entre otras cosas en su genial trabajo en la columna “Na Grande Área”, del “Jornal do Brasil”, en la que dejó para el recuerdo su estilo, su sello literario y novedoso, además de su particular e intransferible visión sobre el fútbol.
 Su abanico profesional es tremendamente amplio, Nogueira es también uno de los clásicos de las ondas de radio brasileñas. Es habitual escuchar sus sabias reflexiones deportivas en el programa de radio de CBN Brasil del jornalista Carlos Sardenberg.   Estamos además ante un destacado escritor, ha publicado diversos libros sobre deporte: “Drama e Gloria dos Bicampeöes” (en colaboración con Araujo Neto), “Na Grande Área”, “Bola na rede”, “O Homen e a Bola”, “Bola de Cristal”, “O Vöo das Gazelas”, “A Copa que Ninguém Viu e a que Näo Queremos sembrar” ( en colaboración con Jö Soares y Roberto Muylaert), “O Cantos dos Meus Amores”, “A Chama que näo se Apaga”, “A Ginga e o Jogo”.

Los mayores “cracks” de la historia del fútbol han sido objeto de los elogios y el estudio de la fina pluma de Armando. Exceptuando a Domingos da Guia, y Machado de Assis, seis décadas de irrepetibles futbolistas han pasado y gambeteado entre la tinta y las letras del profesor Nogueira: de Heleno a Zizinho, de Ademir a Nilton Santos, de Puskas a Di Stéfano, de Garrincha a Pelé, de Gerson a Tostão, de Zico a Romário, de Cruyff a Beckenbauer, de Ronaldo a Robinho. Magistrales descripciones y sentencias que llevan el sello único de Nogueira:

-“Para Garrincha, la superficie de un pañuelo era un latifundio”.

-“Arthur Friedenreich jugaba al fútbol con el corazón en el pecho del pie. Fue él el que le enseñó el camino de gol a la bola brasileña”.

-“Si Pelé no hubiera nacido hombre, hubiera nacido pelota.”
Sus frases constituyen todo un legado para todo aficionado al fútbol y al deporte  y son auténticas joyas de colección que ilustran su trayectoria profesional. Sin ir más lejos y buceando un poco en el citado legado encontramos una genial definición del penalti, la pena máxima:
– “Sentencia de Muerte en la que el verdugo puede ser la víctima”.

Y es que en menos palabras no se puede definir mejor lo que representa un penalti, una acción en la que el arquero solo puede ganar y el delantero lo tiene todo en contra. Si lo mete habrá simplemente cumplido con su deber, pero si lo falla será eternamente culpable.
Son numerosos los adjetivos calificativos que ha acumulado a lo largo de su vasta y talentosa trayectoria profesional, “el crack de la frase”, “artesano del lance”, “zaguero del juego entre las palabras”, “artillero del lenguaje”.

Nogueira utiliza el fútbol de forma hábil e inteligente para expresar un concepto y viceversa:

“La gambeta es el triunfo del Yo de la inspiración sobre el Yo de la obligación”.

-“Mejor que el juego es la jugada; mejor que la jugada es el jugador y mejor que el jugador es el gesto”.
Ejemplos de su genial e innata calidad periodística, un estilo inconfundible, capaz de acercar el género literario al deporte, la poesía al fútbol.  En muchas ocasiones y al observar la tremenda poética que utiliza en sus trabajos ha sido cuestionado al respecto, Armando siempre ha contestado lo mismo:

“Para mí el deporte en su esencia es ‘ludismo’ y lo que es lúdico es poético. La crónica deportiva intenta resumir en palabras la emoción que rodea a los estadios, los gimnasios, las pistas, las piscinas”.
 En otra ocasión al ser cuestionado sobre como encontrar la belleza en un deporte a veces tan violento dijo lo siguiente:

“Los momentos de violencia, los momentos de brutalidad, son invariablemente superados por el gusto artístico de una linda jugada”.

En definitiva aquí queda mi pequeño homenaje para todo un maestro de la crónica, de la frase y la descripción deportiva, de las que os dejo unos pequeños retazos en su lengua original para poner punto y final y que no pierdan un ápice de su sabor añejo:
 Descripción del balón
“Num racha de menino ninguém é mais sapeca: ela corre para cá, corre para lá, quiçá no meio-fio, pára de estalo no canteiro, lambe a canela de um, deixa-se espremer entre mil canelas, depois escapa, rolando, doida, pela calçada. Parece um bichinho.”
Crónica tras la final de México 1970.
“Os campeões mundiais em volta olímpica, a beijar a tacinha, filha adotiva de todos nós, brasileiros? Ternamente, o capitão Carlos Alberto cola o corpinho dela no seu rosto fatigado: conquistou-a para sempre, conquistou-a por ti, adorável peladeiro do Aterro do Flamengo. A tacinha, agora, é tua, amiguinho, que mataste tantas aulas de junho para baixar, em espírito, no Jalisco de Guadalajara. Sorve nela, amiguinho, a glória de Pelé, que tem a fragrância da nossa infância.”

Descripción de Heleno de Freitas.
“Só tinha afagos pra conquistar a bola, em cuja convivência realizava sua face de anjo. (…) Dormia abraçado com a bola delirante do jogo de ontem, de hoje, de amanhã, de sempre. Quando acordava, bola murcha, Heleno tornava ao delírio. Heleno de Freitas, o craque das mais belas expressões corporais que conheci nos estádios, morreu, sem gestos, de paralisia progressiva, e descansa, hoje, no Cemitério de São João Nepomuceno, onde nasceu um dia, para jogar a própria vida num match sem intervalo entre a glória e a desgraça.”

Fuentes:
“Bola de Cristal”. Armando Nogueira – 1986
www.futebolimaginario.com.br.
www.armandonogueira.com.br.
Contrapie.com
Mariano Jesús Camacho.