psvDurante la Segunda Guerra Mundial la ciudad holandesa de Eindhoven fue duramente bombardeada, por ello y pese a ser una de las ciudades más antiguas de los Países Bajos, cuando paseamos por sus calles reconocemos una urbe moderna y contemporánea, que ha sabido afrontar su reconstrucción respetando y recordando su historia. Es en ese punto donde nos sorprende la  calidad arquitectónica de la torre Vesteda, el Admirant y el museo Abbe.
Eindhoven es por tanto arte y diseño, es Philips y aquella pequeña e histórica fábrica de bombillas pero es también la no menos histórica plaza de Wilhelminaplein. Quizás por ello el impresionante Philips Stadium, histórico y modernizado escenario en el que figuras como Ronaldo, Romario, Gullit y Van Nistelrooij, mostraron su grandeza nos da la bienvenida con dos perfiles de bronce que pertenecen a dos futbolistas posiblemente menos conocidos a nivel internacional pero que representan a la perfección la historia y el espíritu del PSV.
Sus nombres  Willy van der Kuijlen y Coen Dillen.

Philips_Stadion_entrance_with_statuesSobre el primero basta decir con que es y fue jugador bandera del club de Eindhoven, Skiete Willy, Mister PSV, delantero rompedor y matador, un delantero nato, que demostró su eficacia goleadora durante muchos años en Holanda y al que sus impresionantes números le avalan. Desde su debut con solo 18 años en la temporada 64/65 y desde su primera temporada dejó claro que sería el rey del gol en el conjunto de Eindhoven durante muchos años. Durante su estancia en las filas del PSV, que se prolongó por casi 17 temporadas, fue máximo goleador de la Liga holandesa en tres ocasiones, 1966 (23), 1970 (26) & 1974 (27). En Copa de Europa con 27 tantos, es el segundo jugador holandés con más tantos conseguidos, tras el mítico Johan Cruyff.
Con la conquista de la Copa UEFA en la 77/78 y casi tres ligas consecutivas (74/75, 75/76, 77/78) el PSV y Van der Kuijlen, dieron un salto de calidad crucial que les colocó en la vanguardia del fútbol holandés, constituyendo la liberación de un equipo que vivió bajo el yugo de los dos equipos grandes de Holanda, el Ajax y el Feyenoord. De esta forma se metía definitivamente en la aristocacia futbolística de su país y de Europa. En dicho equipo destacaban además de Wily Van der Kuijlen, el portero internacional Jan van Beveren, el sueco Ralf Edström, con el que formó una fantástica pareja de ataque y los hermanos van de Kerkhof,  (Willy van de Kerkhof y René van de Kerkhof).

Por todo ello la estatua de bronce de Mr.PSV homenajea a uno de los personajes más talentosos e identificativos de la historia del club.

Por su parte y con respecto a Coen Dillen estamos ante la esencia y la historia del PSV, ante el futbolista que hace casi 42 años pulverizó los registros goleadores del coloso holandés. Un futbolista muy querido que desplegó su talento goleador en la década de los cincuenta. Sus 43 goles en 35 partidos de la temporada 56/57 constituyen una cifra legendaria e inalcanzable para los mortales. Un hito histórico para la leyenda de la Eredivise y del PSV, un delantero con un cañón en su pierna derecha, lo que se suele denominar como un romperedes.

Dos estatuas para la historia, dos zapatazos para el gol, dos perfiles de bronce trazados en posición rematadora, con la mirada clavada en el tiempo y dos cuerpos en tensión cincelados con el filo cortante de sus temidas botas. Una magnífica estampa con la que el PSV recuerda que el club ostenta la grandeza de la que actualmente puede presumir gracias al talento de dos ‘viejos no olvidados’.

Willy_van_der_Kuijlen_standbeeld

Van der Kuijlen

dillen2

Coen Dillen

Fotos:

http://www.flickr.com/photos/svenbosman/14935508/

http://commons.wikimedia.org

Mariano Jesús Camacho.

Anuncios