Foto: France Football

En la mañana de este domingo Denis Chaumier, director de la prestigiosa revista francesa France Football, entregó el Balón de Oro a Lionel Messi. Un galardón que recibió de forma unánime, pues en la votación copó el 98,5 % de los votos -473-.
El jugador argentino que dio sus primeros pasos en su Rosario natal y concluyó su crecimiento futbolístico en La Masía, se convierte por tanto, en el primer futbolista de la ‘filosfía Barça’ en recibir el citado galardón. No así en el primer argentino puesto que aunque Di Stéfano y Sívori lo recibieran con otra nacionalidad, creo que queda fuera de toda duda la condición de argentinos de estos dos legendarios futbolistas.
En todo caso sobre este premio podemos sacar algunas conclusiones, la primera para mí es que Lionel lo merece sobradamente. Me parece bien que cada uno tenga su opinión y gustos personales, su derecho a discrepar considerando que otro futbolista lo podría haber recibido pero siendo objetivos considero que la concesión del mismo debería parecernos muy justa, al igual que la del pasado año con el portugués Cristiano Ronaldo.
No cabe duda que hay futbolistas como Xavi e Iniesta que podrían y deberían recibir el justo reconocimiento a su grandeza recibiendo un premio de este tipo, es más creo que buena parte de este dorado balón le pertenece a los dos pequeños genios del Barça pero discutir a día de hoy la calidad y el talento individual de Lionel Messi es darle la espalda a la realidad y no ser objetivo.
En este sentido me gustaría recordar las palabras de Messi al recibir el trofeo, unas palabras que le honran y con las que estoy plenamente de acuerdo con tan solo la puntualización ya citada con respecto a los argentinos.
“Dedico el Balón de Oro a mis compañeros. Comparto este trofeo con ellos. Y estoy muy contento de ser el primer argentino y también el primer jugador formado en el Barcelona que recibe este galardón”
Messi lo sabe, en Barcelona juega a otra velocidad, encuentra socios que juegan y están habituados a jugar a su ritmo, puede repartir responsabilidades entre los Xavi, Iniesta, Ibrahimovic y compañía, por lo que con la camiseta azulgrana muestra su mejor versión. Creo que Messi necesita de sus compañeros pero estos -como dijo Pep- son conscientes de que el argentino es para ellos lo que fue en su momento Jordan para los Lakers.
También es cierto que Leo tiene aún cuentas pendientes y retos por superar, como asumir y demostrar el rol de nº1 con la albiceleste, pero recordemos que aún es joven y no cometamos el error de compararlo ni a Maradona, Di Stéfano, Cruyff o Pelé, porque estos cuatro grandes siguen estando a otro nivel.
En este sentido Leo ha sido muy claro y aunque se siente halagado por aquellos que le colocan a ese nivel, ha querido poner freno a cualquier tipo de comparación con Diego Maradona:

-“Maradona fue un jugador único, el mejor de la historia”

Messi estuvo acompañado por sus tres hermanos -Matías, Rodrigo y Marisol-, y para ellos también tuvo palabras de agradecimiento:

-“Gracias a mi familia, mis amigos, especialmente a mis hermanos que siempre están ahí para mí”.
Además dedicó unas bonitas palabras de recuerdo para un compañero suyo de mucho peso en el equipo-Puyol- y para otros dos excompañeros con los que mantuvo una relación especial-Ronaldinho y Eto’o-:
-“Al llegar al primer equipo me ayudó mucho para crecer compartir vestuario con grandes jugadores”.

En conclusión como dijo recientemente Zidane: “en condiciones normales el que recibe el Balón de oro es porque se lo merece”.
Y en este caso no hay color, basta con verle conducir, regatear, pasar, frenar, y rematar a esa velocidad.

Mariano Jesús Camacho.