La escritura cuneiforme  marcó el primer nivel evolutivo y creativo del ser humano en busca de su necesidad vital de dejar constancia de su historia a través de la expresión escrita. La primera zancada de una carrera que nos ha llevado a la sofisticada comunicación masiva que conecta a golpe de ratón los dos puntos más distantes entre sí de nuestro planeta, en el que las noticias vuelan cada segundo de un lado a otro de nuestra azul esfera.
Lejos queda también la invención de la imprenta en el siglo XV que supuso toda una revolución cultural para el ser humano y de la que surgieron luego: el periódico, el telégrafo, el cinematógrafo, la telegrafía sin hilos, la radio, la televisión…
La fuerza de la palabra escrita, el poder de la comunicación y el atrayente magnetismo de imágenes que hipnotizan. Y digo imágenes que hipnotizan porque no creo que haya aficionado al fútbol argentino y sudamericano que se precie de ser seguidor de su historia, que no tenga un especial recuerdo para una revista que ha acompañado al deporte desde su fundación en mayo de 1919 hasta nuestros días.
Y aunque “El Gráfico” sea palabra escrita y su crónica de leyenda pueda considerarse como fuente escrita de la historiografía deportiva latinoamericana, en el imaginario popular siempre descansará el recuerdo de las legendarias tapas que acompañaron a deportistas y aficionados en sus grandes éxitos y fracasos.
Quizás por ello y para conocer con profundidad la historia del deporte en Argentina y Latinoamérica solo baste con el repaso histórico de sus ya legendarias portadas, sus tapas, auténticas obras de arte de la prensa deportiva y escrita.
Verdadera memoria, joyas que hoy repaso con nostalgia y recomiendo con firmeza, el mejor vehículo para transportarnos al pasado, vivir el presente y pensar en el futuro. La más amplia cobertura de la historia del deporte argentino, y como dije la abrumadora fuerza hipnótica de la imagen.

 http://coleccionelgrafico.blogspot.com/2008/04/tapas-historicas_1226.html
Mariano Jesús Camacho.