Tardes luminosas alumbran tu patio y un intenso olor a jazmín embriaga mis sentidos en días primaverales, arcos de medio punto abrazan tu estancia y azulejos de geranios en flor señorean la bella fuente mozárabe que convierte tu historia en agua.
Brotan farolillos para iluminar tu noche, flores adornan decimonónicas telas y engalanan doncellas a los sones de tus flamencas caderas. Caballos andaluces bailan y el albero mítico de tu plaza emite los otros sonidos de La Maestranza.
La feria quedó ya atrás pero la fiesta permanece pues caminar, recorrer y pasear por tus calles, es cautivarse con todo lo que se oye y se ve, es relacionarse con tu edificación gótico y mudéjar, es soñar con otra época, con las paredes, las yeserías, los mosaicos y los infinitos rincones del Real Alcázar “hermano gemelo de la Alhambra”.
Naranjos inundan paseos interminables y el azahar se convierte en piedra sobre tus fachadas, la Giralda otea el horizonte, saluda a una Torre dorada y sueña navegando por la arteria que oxigena tu alma becqueriana.
Embriagado quedó un Dios de tu fragancia pues Neptuno perdió su tridente sobre tus aguas, una tarde noche de mayo en la que por Antonio Puerta hicieron historia Capel y Navas. Y es que como dije la fiesta se hizo sombrero a los pies de tu estatua, aquel 16 de bronce que desde abril pasado homenajea y recuerda tu estampa.
La estampa de un joven que vistió el sentir de media Sevilla, la rojiblanca, la que ahora te recuerda, la que Palop al cielo barcelonés levanta.
Y por ello mi pequeño recuerdo a la última gesta -la que estaba por venir-, tres años después de que tu zurda de diamantes se difuminara por la banda. Pues hoy en la ciudad deportiva José Ramón Cisneros Palacios tu memoria brota en bronce de las manos del artista sevillano Constantino Gañán, pura plástica:
“La estatua está fundida en bronce y trata de mostrar la fuerza que desprendía el jugador”, “está en el lugar más adecuado, la sede de la escuela Antonio Puerta“.
“La figura se sostiene sobre su pierna izquierda, la que se bautizó como zurda de diamantes, y está orientada hacia el Este, hacia la salida del Sol que simboliza el futuro, lo que está por venir”.
Quizás por ello en aquella tarde de abril sevillana al descubrirse tu estatua, tu compañero y amigo Jesús Navas te dio las “gracias” por “abrirle” a él, a todos sus compañeros “y a la afición el camino de la gloria” entre lágrimas.
Y Sevilla, Sevilla, Sevilla, aquí estamos contigo, Sevilla, compartiendo la gloria en tu escudo, orgullo del fútbol de nuestra ciudad…

Fuentes:

http://www.20minutos.es/noticia/690330/0/puerta/homenaje/estatua/

http://ajet.wordpress.com/2010/04/27/antonio-puerta-perez-eterno/

Mariano Jesús Camacho.

Anuncios