El inesperado tropiezo de España ante Suiza ha convertido un encuentro que a priori tendría que haber dirimido la primera posición del grupo, en un partido a cara o cruz para el combinado español en el que se jugará todas sus aspiraciones de victoria en el Mundial. Un torneo en el que los precipitados k.o. de la actual campeona del mundo -Italia- y la subcampeona -Francia- representan sin duda todo un aviso a navegantes sobre la dureza de esta competición.

Y hablando de dificultad no quisiera pasar por alto la solidez mostrada por el conjunto dirigido por el argentino Marcelo Bielsa.

Chile, “la Roja”, la selección que lleva en su escudo los valores que le han permitido salir adelante de la tremenda catástrofe natural que les azotó recientemente. La bandera que ondea en el mástil que corona el cuartel general de la expedición chilena en tierras sudafricanas, rescatada de aquellos temblores devastadores. Por aquel entonces una flor ajada, pero ahora firme e impoluta, un trozo de tela coloreado que constituye todo un orgullo para el `pueblo chileno. A ella se han agarrado y con ella pretenden llegar los más lejos posible en este Mundial sudafricano, en el que hasta la fecha han mostrado su solvencia con dos merecidas victorias ante Honduras y Suiza.

La importancia del juego de conjunto es básica para Chile, eso y la meticulosa preparación técnica llevada a cabo por el ‘Loco’ Bielsa. Sus monólogos tácticos, su 4-3-3, con una vocación ofensiva innegociable, un equipo flexible, atrevido y dinámico pero exhaustivamente preparado.

Sin duda un duro rival en el que hasta la fecha no ha brillado a la altura de su enorme talento el que para mí constituye el ‘fuori clase’ de esta selección: Alexis Sánchez.

El “Niño Maravilla” de Tocopilla”, producto de la Escuela de fútbol de Cobreloa en la citada localidad, aquel que comenzó a brillar en las inferiores de la escuadra naranja. por su fineza y talento. A partir de ese momento se consolida en la posición de segundo delantero o como mediapunta, donde despliega el enorme repertorio de recursos técnicos que posee, como su gran regate y su magnífico pase de gol.

Su debut con el conjunto profesional un 12 de febrero de 2005, en un duelo que ganaron los ‘Zorros’ por 5-4 a Deportes Temuco representa el primer escalón del trepidante ascenso que ha experimentado su carrera en los últimos años. Y es que este chaval pasó prácticamente de las calles de su barrio, en la humilde población Prat que le vio crecer, a firmar por Udinese por tres millones de euros. Por aquel entonces el salto suponía un riesgo quizás innecesario para un joven con tanto talento como él, por lo que Udinese con buen criterio le cedió nuevamente a Colo Colo. Y allí en Colo Colo como se suele decir en Argentina ‘la rompió’ y contribuyó decisivamente a que el equipo albo conquistara los títulos del Clausura 2006 y Apertura 2007.

Luego fue a préstamo a las filas de River Plate, dirigido por aquel entonces por el ‘Cholo’ Simeone, conjunto en el que también logró un destacado desempeño deportivo pese a la grave lesión de ligamentos que sufrió.

Y fue precisamente aquel momento el elegido por Udinese para integrarlo al primer equipo, donde desde aquel año 2008, se ha convertido en uno de los pilares del conjunto del Friuli. En esta última campaña 2009-2010 la consolidación del ‘Niño Maravilla’, al Calcio y a Udine ha sido todo un hecho al punto de ser considerado pilar básico del cuadro albinegro.

Hoy en día cumple el perfil y el prototipo de jugador diferente, aquel que aporta cosas distintas a su equipo y como no podía ser de otra manera el futbolista capaz de cambiar el ritmo y el curso de un partido. Ese número siete de Chile que mata adversarios por velocidad, habilidad con el balón, atrevimiento en ataque y buen disparo de media distancia. Su única asignatura pendiente quizás la definición, algo que sin duda mejorará progresivamente, pues en el aspecto físico ya ha evolucionado de forma espectacular desde sus inicios como jugador en Chile.

Por tanto y como dije mucho se espera de Alexis Sánchez en su país y mucho cuidado tendrá que tener la selección española con este chico que tiene talento para jugar prácticamente en todas las posiciones ofensivas de su equipo. El “7” de Chile, y al que habrá que seguir durante este campeonato y vigilar de cerca en el trascendental encuentro de la selección española.

Mariano Jesús Camacho.