El fútbol por su estética, dinamismo e innumerables connotaciones sociales, políticas y económicas ha ejercido sobre numerosos artistas un considerable poder de atracción que se ha visto reflejado en diversos campos del arte

Todo ello unido a la naturaleza idólatra de sus aficionados ha provocado el constante acercamiento del artista al juego a través de sus obras. En el campo artístico concerniente a las artes plásticas posee en la figura del mexicano Ángel Zárraga -1886 a 1946- a uno de sus máximos exponentes.

Se puede asegurar sin miedo a equivocarnos que el fútbol encontró en la figura de Ángel Zárraga a su primer gran pintor por la importancia y el calado de su obra.

En el fútbol el maestro Zárraga encontró el mejor vehículo para expresar la alegría de vivir además de su musa y eterna modelo femenina. Y es que su primera esposa Jeannette Ivanoff, además de maestra de gimnasia rítmica fue una connotada futbolista profesional en una época en la que el fútbol femenino vivió gran auge en Francia. Concretamente en la década de los años veinte del siglo pasado, cuando siendo capitana del equipo “Les Sportives” de París, condujo al grupo a la victoria del campeonato femenino francés que se celebró en 1922.

Por ahí se desangró parte del enorme torrente creador de este artista que vivió, entre 1911 y 1941, en París, donde tras incursionarse en el cubismo y el simbolismo con mucho acierto se convirtió en muralista y decorador de grandes espacios de fama internacional. Zárraga plasmó con elevada precisión en sus lienzos sus certeros conocimientos de la anatomía humana y el dinamismo estético del deportista en acción.

“A los hombres se les capta mejor donde trabajan, donde juegan y donde rezan”, solía sentenciar Don Ángel cuando exponía alguna de sus obras deportivas, en las que como ya he apuntado y posiblemente influenciado por la inspiración que generaba sobre su obra su esposa Jeannette, se convirtió también en el primer pintor en dibujar a mujeres futbolistas. Algo meritorio en un mundo que hasta hace muy poco fue territorio exclusivo para el género masculino.

En esta línea podemos encontrar obras como ‘Las Futbolistas’, en la que retrata a su esposa Jeannette y ‘Futbolista Rubia’ en la que retrata a Angelina Belfo, quien fuera mujer de Diego Rivera.

Por todo ello esta pequeña pincelada para Ángel Zárraga, un pintor que encontró en el fútbol a su musa de inspiración y que no podía faltar en mi recuerdo histórico del arte esférico.

Fuentes:

http://futbolycultura.blogspot.com/2009/06/angel-zarraga.html

Mariano Jesús Camacho.

Anuncios