Buenos Aires y el Monumental de River acogen por cuarta vez un enfrentamiento entre la albiceleste y la selección española, pues en las tres ocasiones precedentes en las que España visitó la ciudad de los 47 barrios y el gigantesco Río de La Plata, Argentina ejerció como anfitriona del combinado español en el histórico estadio de Núñez.

Para encontrar aquella primera ocasión debemos remontarnos 57 años atrás, concretamente hasta un 5 de julio de 1953, cuando Argentina venció a España por un tanto a cero. Llegaba por aquel entonces a Buenos Aires una selección española que de la mano de Don Pedro Escartín se encontraba inmersa en una profunda renovación, pues los Zarra, Panizo, Igoa, Puchades y compañía que nos habían llevado a la cuarta posición en Brasil pedían a gritos un relevo generacional.

En esta línea correspondió al bueno de Escartín la complicada papeleta de dejar fuera de la convocatoria a todo un peso pesado del fútbol español como Zarra. Un encuentro que el Gral. Moscardó quiso suspender porque decía que España saldría goleada, algo a lo que Don Pedro contestó: “No sé quién vencerá pero de goleada nada”.

Argentina contaba con un sensacional equipo, especialmente en su línea ofensiva formada íntegramente por la mítica delantera de Independiente con Micheli, Cecconato, Lacasia, Grillo y Cruz. El arquero era Julio Elías Musimessi “el guardavallas cantor“, el mítico Guillermo Stábile era el DT del seleccionado argentino pero el verdadero protagonista del encuentro fue Pedro Dellacha, encargado de frenar a uno de los tres futbolistas que debutaron aquella tarde con la elástica española, un futbolista de lujo llamado Ladislao Kubala.

España que jugó con cuatro delanteros llegó con la lección muy bien aprendida y conociendo a la perfección a un rival que tenía arriba mucho talento. Así se pudo ver una excelente primera media hora del equipo español, con un Kubala magistral que desafortunadamente fue neutralizado por una durísima entrada de Delaccha que le sacó del partido a él y a España. El marcaje de Dellacha sobre Kubala surtió efecto, este le pegó duro al inicio al mago húngaro por lo que Argentina comenzó a tomar el mando del partido.

Fue anulado un gol a Grillo por fuera de juego, una acción que provocó una tangana por la cual estuvo parado el partido por espacio de cinco minutos. Pese a todo la selección española mantuvo el tipo y cuando todos apostaban por el cero a cero final, Ernesto Grillo batía a Ramallets en el 86 de partido. La estirada del legendario Ramallets resultó insuficiente para detener el formidable disparo de Grillo sobre el final.

Así arrancaba la historia de los duelos de españoles y argentinos en el Monumental, que vivió su continuación en el tiempo el 24 de julio de 1960, cuando Argentina ganó 2-0 con dos goles de Nene José Francisco Sanfilippo y el marcaje físico y verbal del Hacha Navarro sobre Di Stéfano.

Una historia que vivió su tercer acto un 12 de octubre de 1974, cuando Argentina y España empataron a uno en los comienzos de la era Menotti. Técnico que acabó haciendo a la albiceleste campeona del mundo y colocó en la zamarra argentina la primera de las dos estrellas que luce el combinado nacional. Para mí la principal y gran diferencia con respecto a los tres precedentes anteriores, una circunstancia que marcará sin duda el inminente y espero que atractivo duelo a disputar el próximo martes 7 de septiembre.

Y es que en esta ocasión el Monumental de River, el histórico estadio de Núñez acogerá el duelo entre dos campeones del Mundo: Argentina -bicampeona- y España, actual campeona del Mundo, que por primera vez en la historia lucirá su reluciente estrella y brillante juego con otro histórico peso pesado del fútbol mundial.

FICHA TÉCNICA del primer duelo:

5 de julio de 1953, Buenos Aires (Argentina): Estadio de Nú ez, del River Plate.

Árbitro: Archer William Luty (Inglaterra). Liniers: Tarrat y Broome (Inglaterra)

ESPAÑA: Ramallets, Navarrio, Biosca, Segarra; Manolín -debutante-, Bosch; Basora, Venancio, Kubala-debutante-, Moreno-debutante-, Gaínza (cap).

Seleccionador: Pedro Escartín.

ARGENTINA: Musimessi; Lombardo, Dellacha, García Pérez, Mouri o (cap), Guitérrez; Micheli, Cecconato, Lacasia, Grillo y Cruz.

Seleccionador: Guillermo Stábile.

 

Mariano Jesús Camacho.