El fútbol ha evolucionado constantemente desde aquel año de 1863 cuando las reglas de la FA eran tan básicas que el deporte del balón era un híbrido entre el rugby y el football. Por aquel entonces el deporte inventado por los ingleses estaba más cerca del denominado “dribling game” que del deporte colectivo en el que se convirtió con el paso del tiempo. Todo ello gracias a la inspiración de un grupo de escoceses geniales que desafiaron a aquellos ingleses que consideraban que el “Passing game” era un acto cobarde.

La gran diferencia entre la forma de pensamiento de escoceses e ingleses estuvo en que los primeros interpretaron con gran refinamiento aquellas catorce sencillas reglas con las que se inició un deporte que se convertiría en uno de los más practicados a nivel mundial.

Puede que no ganaran nunca un gran campeonato ni que fueran los inventores pero su legado a nivel táctico e interpretativo resultó crucial para que el fútbol fuera un juego ordenado en el que el colectivo se convirtió en el vehículo para que la calidad individual pudiera marcar la diferencia.

Queen’s Park.

La fecha que marcó en un antes y un después en la historia del fútbol fue la de noviembre de 1872 , el escenario el West of Scotland Cricket Ground en Glasgow. Escocia se enfrentó a Inglaterra y le dio un repaso en toda regla a los “inventores” con su “Scottish passing game.” El partido acabó con empate a cero pero los 4.000 espectadores que acudieron a ver el choque quedaron prendados por aquel estilo de juego de esos jugadores del Queen’s Park. Estos jugadores jugaban regularmente juntos e impusieron su nuevo estilo gracias a su orden y su precisión, unas cualidades que impresionaron y acabaron por imponerse. De esta forma el fútbol fue superando paulatinamente a deportes como el cricket y el rugby.

“The Scotts professors”

El fútbol fue viajando a todo el mundo a través de los barcos británicos y pronto se convirtió en un reto irresistible para personas de diversos puntos del planeta. En esto también tuvieron mucho que ver los ingleses pero fueron nuevamente los escoceses los que ejercieron la docencia futbolística por medio mundo. Jugadores, entrenadores y grupos de trabajadores escoceses se convirtieron en los embajadores del “passing game”.

Así exportaron su fútbol a Irlanda, País de Gales, Dinamarca, Suecia, Alemania, Francia, Italia, Austria, Hungría. Una corriente de fútbol que llegó a puntos tan lejanos como Argentina, Uruguay, Brasil, México, Canadá e incluso China.

En un reciente estudio llevado a cabo por el Scottish Football Museum con Richard McBrearty a la cabeza son tres los personajes claves en la exportación del juego escocés al resto del mundo:

Por un lado encontramos a John Prentice que llevó su idea del juego a China, por otro encontramos a Alexander Watson Hutton que hizo lo propio en Argentina y por último encontramos a Jock Hamilton que ejerció su docencia en Inglaterra y en Brasil, donde Charles Miller introdujo el football y el “dribling game” y donde Hamilton junto a Archie Mclean fueron los ideólogos del “passing game”.

Como nexo de unión tuvieron el mérito de transformar un juego muy rudimentario en un deporte ordenado y vistoso. De esta forma los técnicos escoceses transmitieron sus conocimientos a técnicos no escoceses que a su vez lo exportaron al resto del mundo.

En este punto encontramos al técnico inglés Jimmy Hogan, un estudioso e inteligente hombre de fútbol que fue ‘tachado’ de traidor por hacer ‘suyo’ el “Passinng game”, pero al que le debemos en gran parte la evolución positiva que experimentó el fútbol. Su docencia en Austria, Checoslovaquia y Hungría hizo posible aquella “Escuela del Danubio” que fabricó maravillas como el Wunderteam. Hogan se inspiró en Jock Hamilton y Hugo Meisl hizo lo propio con él, así se gestó la primera gran evolución estética de un deporte que se convirtió en espectáculo.

Es hora de hacer justicia con un país al que el fútbol le debe mucho, un país que legó al deporte del balón su idea refinada del juego. Entre tantos escoceses ilustres además de los ya citados podemos recordar a William McGregor, presidente en 1888 del club inglés Aston Villa, el impulsor de la idea de crear una Liga profesional de fútbol, a la manera del campeonato de béisbol en Estados Unidos, a Sir Matt Busby en el United, al incomparable Bill Shankly en el Liverpool, a futbolistas como Dennis Law, Charlie Cooke, Billy Bremner, Jim Baxter, Kenny Dalglish…

En definitiva espero que tras leer este articulo vuestro concepto del fútbol escocés haya cambiado, Escocia tiene el copyright del “passing game” aunque en paises como Argentina, Brasil o España se disfrute con el juego de toque.

Fuentes:

http://heritage.scotsman.com/willspringer/Scotlands-amazing-role-in-footballs.2782673.jp

Mariano J.Camacho.