En las cercanías del estadio que lleva su nombre una peana circular de piedra sirve como improvisada cancha para el perfil de bronce creado por el escultor Frans Ram. El conjunto en cuestión es el VV Heerenveen y el personaje Abe Lenstra, “el mago de Friesland“, mayor talento de Frisia, de los mejores de la historia del fútbol holandés y perdido en la estela del tiempo entre los Cruyff, Van Basten y compañía.

Lenstra pertenece a la estirpe de aquellos primeros grandes futbolistas que dio el citado país como Sr. Wim Anderiesen, Piet Van Reenen, Kick Smit y Faas Wilkes. En su caso nos encontramos con un genial extremo o interior zurdo dotado de una excelente calidad técnica, una enorme facilidad para romper y superar a la defensa rival y culminar la jugada con un magnífico disparo o un pase medido a sus compañeros.

Un futbolista que cambió la historia del Heerenveen y que marcó época en la historia de aquel fútbol aún amateur. Bajo su liderazgo y entre 1942 y 1950 el conjunto holandés fue en nueve ocasiones campeón del norte y estuvo luchando por el Campeonato holandés. Se recuerda especialmente el duelo que mantuvo con el Ajax el 7 de mayo de 1950 en el que realizó un extraordinario partido. El conjunto de Heerenveen perdía 1-5 en la primera media hora de partido pero Abe con dos goles inició la remontada y fue la pieza básica que llevó al conjunto holandés a una espectacular victoria 6 a 5. Su increíble movilidad y su facilidad para llevar la bola pegada al pie deslumbraron a todos por igual.

Lenstra se ganó a pulso el reconocimiento y la admiración del fútbol holandés pero a su vez se labró su fama de polémico. Pese a ello tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial media Europa quería contar con sus servicios. El Inter de Milan le puso un cheque en blanco y tanto el Fiorentina como el Rot Weiss Essen quisieron hacerse con sus servicios, pero Lenstra nunca quiso abandonar su país. “Yo no quiero perder mi casa”, contestó Lenstra, que además de su desempeño como futbolista trabajaba en el Ayuntamiento de Heerenveen.

Permaneció fiel a la casaca del Heerenveen durante diecisiete años, hasta 1954, cuando a la edad de 34 años y tras la decisión del club de no participar en el fútbol profesional, se marchó a las filas del SC Enschede, club en el que tuvo la oportunidad de hacerlo conservando todo su prestigio.

Sus cifras en el arco de edad comprendido entre los 34 y los 39 años se mantuvieron a excepcional nivel pues hizo 89 goles en 135 partidos. Luego en 1960 dio por finalizada su etapa en el club para firmar por el máximo rival, el  Enschedese Boys conjunto en el que puso punto y final a su carrera tres años después, a la edad de 42 años.

Curiosamente y pese a estar reconocido como uno de los mejores futbolistas holandeses de la historia Abe nunca consiguió el Campeonato de la liga holandesa. En cualquier caso su fútbol y sus números -hizo 700 goles en 730 partidos- al igual que sucediera en el caso de Faas Wilkes perduraron por encima de otro tipo de circunstancias.

Fotos:

http://www.panoramio.com/photo/3966058

http://en.wikipedia.org/wiki/File:Abe_Lenstra_u11c.JPG

Fuentes:

http://www.sc-heerenveen.nl/pageid=502/showPopup=true/Home.html

Mariano Jesús Camacho.