La maldición de Dora.

Siendo una festividad de origen celta conocida como Samhain, -que deriva de irlandés antiguo y significa fin del verano-, Halloween pasa por ser una de las muchas variantes evolucionadas de la creencia celta que defendía que la sutil línea que une y divide a este mundo con el Otro se estrechaba con la llegada de esta época del año. Por tanto el momento idóneo para que las ánimas cruzaran de uno a otro lado y para que los vivos ritualizarán la citada cercanía de diversas formas y maneras.
Una festividad pagana asimilada por los romanos y cristianizada –Día de Todos los Santos- en los siglos VIII y XIX por los Papas Gregorio III y IV, que llegó y posteriormente arraigó con fuerza en EEUU en 1840, a bordo de la galopante hambruna irlandesa de la patata.
Y sería en los años setenta y ochenta cuando el cine y la televisión se encargarían de internacionalizar la citada celebración. La pequeña y la gran pantalla nos mostraron sus leyendas y tradiciones, la de Jack el tacaño, las calabazas, el truco o trato, el susto o el dulce, los disfraces, en definitiva el mecanismo de defensa creado por el ser humano para desdramatizar el inquietante pánico que nos genera la muerte y lo desconocido. Continúa leyendo La maldición de Dora.

Anuncios