Patrimonio de la tradición, un caballero mítico con el club en su cabeza que llegado el momento del partido, su corazón se armaba con el crisol de mil llamas y su cuerpo, con el acero. Para todos “Il Capitano”, para mí por y para siempre: “Corazón de Dragón”.

Si os interesa lo podéis leer en El Desván de Vavel