Cuando el próximo miércoles los futbolistas de Peñarol y Santos salten al césped del Centenario de Montevideo comenzarán a ser conscientes de que llevan el peso de la historia sobre sus hombros, pues la visión de aquellas camisetas peleando por la Libertadores les transportará en un bucle temporal de 49 largos años atrás. Para leer el articulo completo seguid este enlace hacia El Enganche