Sir Alex Ferguson, situado en la línea sucesoria de leyendas del banquillo como Bob Paisley, Bill Shankly, Jock Stein, Herbert Chapman y Matt Busby. La leyenda del Sargento de Hierro de Govan, aquel que como Clint Eastwood, se enfundó la piel de Tom Highway, aunque en su caso la citada piel vestía su personalidad y venía de serie, no correspondía a ninguna actuación, pues aquella célebre frase del film “Estoy aquí para comunicaros que la vida, tal y como la habéis conocido, ha terminado”,  estableció la primera ley de su filosofía deportiva y su particular código de vestuario.

Podéis leer el artículo completo en El Enganche