Abro desde hoy el desván de mi memoria y el arcón de los recuerdos para reservar en él un lugar preferencial para Pep Guardiola, su idea y el equipo que construyó. Un equipo que permanecerá por y para siempre en el libro de los sueños, en la galería del arte del balón y la interpretación del fútbol a través de la estética y el buen juego.

Un artículo que podéis leer al completo en Vavel: El Síndrome de Burnout

Anuncios