Pep Guardiola, desde el primer día que se enfundó la piel de entrenador del Barça, eligió La Masía y el Camp Nou como escenario perfecto para generar los recursos necesarios para exprimir al máximo el talento y sublimar una filosofía que de su mano conoció sus cotas más altas de grandeza y ejemplificación.

Artículo que podéis leer al completo en El Enganche: Barcelona ¡Viva la vida, Pep! 

Anuncios