A finales de los sesenta y comienzos de los setenta artistas y estudiantes alemanes se vieron identificados por un modelo, una nueva corriente de expresión que encontró su fuente de inspiración en un personaje y un equipo de fútbol que perdura en la memoria. Un equipo al que quizás el transitar del tiempo haya cubierto injustamente con el halo del olvido. Y en la infinitud del silencio que marcan los recuerdos postergados, nos topamos con la identificación que sentían muchos jóvenes de entonces por un nuevo modelo, que abogando por la creatividad y el talento, se rebeló ante el modelo tradicional y las viejas estructuras ancladas en el poder. Aquel personaje de planta imponente y cabello largo dorado, era un futbolista nacido en Mönchengladbach, que se sirvió y sirvió al Borussia MG para erigirse en icono de una nueva cultura del fútbol.

Su nombre Günter Netzer y junto a Hennes Weisweiler, su entrenador, fue tótem de una generación promotora del talento y constante defensora del fútbol de ataque. Una nueva cultura futbolística que por un momento osó discutir el implacable reinado del Bayern Münich. La historia de un equipo que se alzó con los campeonatos en 1970 y 1971, pero que sobretodo contribuyó a cimentar la época más gloriosa del fútbol alemán.  Una época en la que para una voz tan autorizada como la de Franz Beckenbauer: “El Bayern jugó de forma racional, y el Gladbach de manera hermosa”.

Un articulo que podéis leer al completo en El Enganche: Ramba Zamba

Mariano Jesús Camacho