“El Trinche” Carlovich, de puro sobrenatural

Deja un comentario

Como escapado de un cuento de Fontanarrosa surge la espectral figura de un genio que se difumina por la niebla del olvido pero pasea imperturbable su grandeza por la memoria de todo un pueblo. Y es que como en un cuento del ‘Negro’  no sé si os acordáis lo que era Rosario en aquellos días anteriores al partido. ¡Y qué digo días! ¡Desde semanas antes ya se venía hablando del partido y la ciudad era una caldera, porque eso era lo que era la ciudad!

Pues su leyenda es común en toda la ciudad, forma parte de la iconografía que perdura en la memoria futbolística de unos habitantes que disfrutaron al lírico de la pelota. A Tomás Felipe Carlovich, símbolo del romanticismo del fútbol, un jugador fantasma del que apenas existen materiales gráficos pero que dejó en el reloj de arena del potrero todo un tratado de la sobrenaturalidad del juego. Más

Anuncios

Ballet Azul, el Edén de los piratas

Deja un comentario

Con motivo del Trofeo Santiago Bernabéu el Madrid se enfrenta nuevamente a Millonarios y el recuerdo del Ballet Azul emerge a través de este texto que os enlazo e hice en su momento para Vavel Latinoamérica:

Las rotativas de El Tiempo, El Espectador y El Siglo, giraron cada segundo para contarlo, para hacer vivir a la gente con sus crónicas blancas, hojas caídas del árbol de la emoción, la cadencia de un baile azul inolvidable.

Ballet Azul, el Edén de los piratas

Iribar, ‘El Álamo negro’

Deja un comentario

Con motivo del homenaje a José Ángel Iribar os dejo este enlace al Desván de Vavel, donde hace algún tiempo hice un texto sobre el legendario portero guipizucoano:

El chirrido quejumbroso de una vieja trampilla me saluda al entrar de nuevo en nuestro desván, nada más hacerlo el ya conocido viejo olor a humedad y la carcoma del olvido, invade de recuerdos y memoria hablada mis sentidos. Historias centenarias que se esconden entre las sombras perdidas de un desván que hoy en cambio siento acogedor y caluroso, iluminado únicamente por una ventana llena de telarañas, en un ángulo, que filtra la luz exterior con un resplandor lechoso. Sobre aquellas telarañas al ángulo y proyectando estiradas de marco a marco, un curioso personaje logra captar mi atención: es la proyección histórica de Lev Yashin “La Araña Negra”, que con uno de sus ocho guantes señala la poderosa omnipresencia, más allá de la ventana, de un elegante Álamo negro. Un esbelto chopo que luce y proyecta sobre el verde la alargada sombra de su leyenda. Una leyenda que alarga sus ramas repletas de guantes rojos de lana e impacta sobre su sombra el blanco roto de un número uno deslumbrante con toda la armonía cromática de nuestro espectro visible. Esta, la historia de un sobrio chopo que alcanzó la esbeltez de sus sueños fotosintéticos y transmutó en hombre en la figura de un joven llamado José Ángel Iribar Kortajarena. Texto que podéis leer al compelto y escuchar en versión podcast en el Desván de Vavel

http://www.ivoox.com/versos-esfericos-iribar-el-alamo-negro_md_893419_1.mp3″ Ir a descargar

Sandor Kocsis, reliquia del Fútbol Total

Deja un comentario

La belleza monumental de la Basílica de San Esteban de Budapest guarda en su interior valiosas reliquias sagradas entre las que destaca la “santa diestra”, mano derecha momificada del primer rey de Hungría, San Esteban.  Con aires de arquitectura neoclásica y planta griega pasa por ser uno de los símbolos de la Perla del Danubio y como tal acoge entre sus altivas torres la historia y leyenda que nació a sus maravillosas orillas. Es más desde hace algún tiempo acoge entre sus imponentes muros al Fútbol Total, a la cultura de una identidad futbolística que floreció al abrigo de su monumentalidad y encontró a su mayor icono en la figura legendaria de Ferenc Puskas.

Y entre aquellos sagrados muros en los que se rinde culto al hijo de un carpintero, el hijo de otro carpintero con alma de futbolista descansará como valiosa reliquia de un imborrable recuerdo junto al ‘Mayor galopante’. Y es que Sandor Kocsis, hijo de un carpintero de Budapest que fue también futbolista y tuvo que dejarlo tras sufrir una herida en la primera Guerra Mundial, recibe por fin el homenaje acorde a su monumental y caballerosa figura. Porque hablar de Kocsis es hacerlo del mejor cabeceador de su generación, del célebre ‘Cabeza de Oro’ de ‘Los Magiares Mágicos’, de un futbolista muy completo y ambidiestro, también de aquel chaval que se educó en una escuela cercana al estadio de Ferencvaros, donde construyó sus primeros sueños con una pelota y la figura del incomparable Sarossi. Más

Alianza de Lima “Íntimo de La Victoria”

2 comentarios

Foto: El Blog íntimo

Según un artículo publicado por la revista Journal of Clinical Investigation, un equipo científico ha identificado las moléculas clave que traducen un acontecimiento en una memoria a la cual puede accederse meses y aún años más tarde. El citado descubrimiento aun en fase de estudio podría jugar un papel ciertamente esperanzador en el tratamiento y alivio de algunos de los síntomas cognitivos que caracterizan ciertas enfermedades.

Al parecer los científicos centraron su atención en un grupo de proteínas denominadas receptores nucleares, que aparecen vinculadas en la regulación de una variedad de funciones biológicas incluida la formación de memoria. Y como esta bitácora del recuerdo encuentra uno de sus principios fundamentales en el rescate de los archivos devorados por el tiempo y el alivio de los síntomas que provoca la débil y corta memoria histórica del fútbol, recurro a los receptores nucleares de la base histórica, a las crónicas de otro tiempo de color sepia, para rescatar del olvido a un equipo que marcó época en la historia del fútbol peruano. Más

“Pulpa” Etchamendi, el sabio de La Aguada

Deja un comentario

Cali, domingo 30 de mayo de 1976, estadio Pascual Guerrero, quinta fecha de la segunda vuelta del Torneo ‘Apertura’ del fútbol colombiano. Deportivo de Cali y Santa Fe pelean por los puestos de privilegio, el equipo caleño es segundo y Sta.Fe tercero. El argentino Ricardo César Ruiz Moreno, pone en ventaja a Dpvo. y en el tramo final de la primera mitad José Antonio Tébez sitúa la paridad para el conjunto ‘Cardenal’.

Posteriormente a raíz de la expulsión de Oswaldo Calero, previa agresión al santafareño Luis Leonardo Recúpero, el técnico charrúa que dirige los designios técnicos del conjunto caleño se retira a los vestuarios, donde permanece durante unos minutos para luego reaparecer y reordenar a su equipo. Son las 17:57 de la tarde cuando en el banco técnico del Deportivo la figura legendaria de su entrenador se desploma víctima de un fulminante ataque cardíaco. De inmediato es auxiliado por Walter Colazos, gerente de la entidad. La ambulancia se demora unos minutos esenciales y rescata al entrenador en la puerta de maratón del estadio Pascual Guerrero. Del costado sur del estadio parte sin prácticamente hálito de vida hacia el Hospital Universitario Evaristo García, donde los esfuerzos médicos de los doctores Luis Carlos González, Óscar Bolaños y Camilo Reginfo, resultan inútiles. Su deceso se confirma hacia las seis y media de la tarde. Más

Gica Hagi, el lucero del alba

4 comentarios

Año 1980, en las filas del Luceafarul de Bucarest, equipo que las autoridades comunistas crearon a finales de los setenta para foguear a las mejores promesas del fútbol rumano, un zurdito menudo desafía las leyes de la gravedad con la prodigiosa prestidigitación de su maravillosa pierna izquierda. No supera el metro sesenta pero destila grandeza por todos sus poros. Aquel joven sin duda es trashumante de la magia, cuya inspiración viaja en el carruaje de la genialidad, un pequeño príncipe y mendigo del pueblo ‘arumano’ que junto a los Popescu, Balint, Belodedici, Prunea y compañía ejerce como lucero del alba del fútbol rumano y de aquel equipo de promesas que creció bajo el dintel de la puerta de hierro del régimen comunista de Ceacescu.

Y bien digo príncipe y mendigo porque además de Rey y Maradona de los Cárpatos, fue un chico pobre de la cortina de hierro, por cuya sangre arumana corrió el misterio ancestral y mágico de un pueblo de origen dacio que sobrevivió durante 2000 años en las montañas de los Balcanes. A cuyas laderas encontramos sus ancestros familiares, en el pastoreo del rebaño, la trashumancia y costumbres que sus abuelos llevaron desde Macedonia a las orillas del mar negro, concretamente a la localidad de Sácele, comunidad del puerto de Constanza en la que se establecieron y en la que un 5 de febrero de 1965 nació el hondo y amargo, pero genial y expresivo talento de Georghe Hagi. Más

Older Entries