Hace más de dos años abrí la primera página de este cuaderno de bitácora apuntando en el día uno de mi viaje el rumbo firme hacia Bahía Esperanza.  A bordo del SS Conte Verde, navío en el que un señor llamado Jules Rimet acompañó a los expedicionarios de los equipos eruopeos que participaron en la Primera Copa del Mundo, y desde un pequeño punto de la Bahía gaditana emprendí una nueva aventura  con la idea de amalgamar cultura, deporte y sentimientos.

Agitado por la tormenta y sosegado por la calma este buque de historias surcó el mar y atravesó el paralelo fútbol  con una dotación de pensamientos afines, historias de ayer y de hoy que establecieron puentes culturales entre deporte, ciencia, fútbol y literatura…

Tomando como puntal las estrellas y como calado el fondo del mar, este cuaderno de bitácora acabó convirtiéndose en un diario de a bordo en el que a barlovento identifiqué la historia, las ideas y a sotavento los relatos esféricos.

Por ello hoy que la Rosa de los Vientos me condujo a la tan deseada Bahía Esperanza, abandono el puente de mando y cierro el cuaderno de bitácora para dejar de surcar el mar y emprender un nuevo viaje por tierra firme. Cierro pues esta carta de navegación y dejo sobre la mesa estos textos junto a mi viejo compás de puntas curvo con cuerpo de latón y puntas de acero inoxidable.

Y pisando ya tierra firme este viejo caminante de las ideas se transforma en peregrino de la palabra, en trovador de la corte de los recuerdos. Ahora apoyado en el báculo de la experiencia emprendo un nuevo camino a pie, para seguir siendo y soñar siendo camino en Cartas Esféricas/Vavel, espacio en el que todos aquellos que siguieron mi viaje podrán a partir de ahora encontrarme.

Gracias y buen viaje>>>>>>> http://www.cartasesfericas.vavel.com/

Mariano Jesús Camacho

Anuncios