Usain Bolt, el animal más veloz de todos los atletas

Deja un comentario

Dicen que el guepardo recorre 100 metros en 5,95 segundos, que alcanza una velocidad de 114 km/h en menos de diez segundos, diez segundos que marcan la vida o la muerte, el hambre o la saciedad, la sangre o el viento. Y a las 22:52 sobre el tartán del ya mítico Estadio olímpico de Stratford, londinense, vida, muerte, sangre y viento, saciaron el hambre y la saciedad de un atleta de leyenda y siete guepardos que fueron incapaces de alcanzarle. Más

Larissa Latynina, la Afrodita de la gimnasia

Deja un comentario

La personalidad es un patrón complejo de características profundamente enraizadas en nuestra infancia, en el entorno familiar, social y político en el que crecemos y, en el caso de Larisa Semyonovna Dirij, encontramos al fiel producto de la adversidad, la lucha de una de aquellas hijas anónimas forjadas a las sombras de las guerras. En la gravedad de las sombras y la estridencia de las bombas, que ni el lucero del alba es capaz de iluminar. Agarrada de aquel frágil pero poderoso hilo de luz entre tinieblas, surgió un ser etéreo, encantador, grácil y armonioso que puso a sus pies al mundo con la elegante e irreal volatilidad de una mariposa. Más

Pasaje 17: James B. Connolly, el talento siempre vence

Deja un comentario

El suyo el vuelo y mortal aterrizaje de un atleta de bronce olvidado que demostró que el talento siempre vence, un hombre que persiguió brillantemente su destino y marcó la señal de su imborrable recuerdo en la vertical temporal del lejano año 1896. Aquel en el que un 24 de marzo, día de Pascua de Resurrección, el Barón Pierre de Coubertin vio cumplido su gran sueño al oír pronunciar de la boca del rey Jorge de Grecia las siguientes y rituales palabras en el estadio de Atenas: Declaro abierto los Primeros Juegos Olímpicos Internacionales de Atenas.

Un nuevo pasaje de la historia de que podéis leer al completo en Vavel Pasaje 17: James B. Connolly, el talento siempre vence

Polideportivo: Martin Strel, al filo de lo imposible

Deja un comentario

“Mi mensaje a los lectores es que no sientan temor ante algo que no han hecho, nunca desistan, diseñen un plan adecuado, y los sueños se harán realidad” La frase es de la cosecha de Martin Strel, un tipo con un físico aparentemente grueso, al que su engañosa morfología podría situar en el arco estadístico de personas fuera de forma que comen a diario en uno de los restaurantes de comida rápida que infestan de grasa animal todos y cada uno de los rincones de nuestro planeta. Su panza pronunciada confunde seriamente y se desmarca absolutamente del prototipo de atleta, pero no se dejen engañar, este esloveno de 57 años pasa por ser uno de los más brillantes deportistas extremos de la historia de la natación. Más