Carranza, un Trofeo del que no queda nada

¿Qué fue de ti Carranza? pues de la Pequeña Copa del Mundo no queda nada. Y es que las palabras sobran cuando se deja morir poco a poco el que fue llamado y conocido allende los mares y el mundo entero como Trofeo de los Trofeos. Aquel que todos los niños admirábamos soñando con ese fútbol de altura, al que jugábamos en nuestros barrios. Esa inmensa Copa que era la metáfora del fútbol y veíamos transformada en plata en el escaparate de la tienda de Moral en la calle Columela. Continúa leyendo Carranza, un Trofeo del que no queda nada

Anuncios

Himno a Estrella del Mar y al insigne Unzaga

El mundo no es más que un perpetuo vaivén, producto del constante movimiento y en el caso de la humanidad, de su interacción sobre su papel en él, fruto de la acción e innovación. En el deporte y concretamente en el fútbol también fue así, por ello la estudiada figura de Ramón Unzaga Asla, merece siempre un lugar destacado de mención por aquella acción que lo convirtió en pionero de uno de los remates más bellos estéticamente de la historia del fútbol. Pues la chilena del pionero Unzaga constituye todo un tratado de coordinación de movimientos, cálculo milimétrico del tempo y precisión en la ejecución del atleta para rematar a gol de forma tan espectacular como acrobática. Por la citada razón, por su contribución e inventiva para con la plasticidad de este deporte, debe recibir el reconocimiento que la historiografía durante mucho años le negó, pero que le fue devuelto debido al ejercicio de estudio y conservacionismo de Don Eduardo Bustos Alister. Continúa leyendo Himno a Estrella del Mar y al insigne Unzaga

Di Stéfano y Kubala sin mundial

En las clasificatorias para el Mundial de Suecia de 1958 se produjo un hecho vinculado al seleccionado español respecto al cual sigue siendo complicado desarrollar una explicación sólida sobre las razones por las que un combinado con Di Stefano y Kubala en sus filas no fue capaz si quiera de hacerse acreedor a un lugar en la fase final del Campeonato.
Ahora que tanto se debate sobre Messi y Ronaldo, sobre quién está por encima del otro, sobre la razón por la que no han ganado ninguna Copa del Mundo -especialmente como se exige en el caso del argentino- la historia siempre sirve como lección vital y enseñanza de lo complicado que es el deporte. No en vano en esta historia del 58, en esta selección española jugaban juntos los Messi y Cristiano de su época. Además el fútbol español llegaba en plenitud, el Madrid reinaba en Europa y el Barça en Copa de Ferias, a ello había que sumar que equipos como el Athletic, el Valencia y el Atlético de Madrid le plantaban batalla a ambos en la competición española. Continúa leyendo Di Stéfano y Kubala sin mundial

Conan Doyle, el portero que creó a Sherlock Holmes

Dicen, cuentan que para ser portero hay que tener, poseer, un carácter especial, llegan incluso a insinuar que para ser guardavallas, ser arquero, no solo basta con ello sino que para defender y guardar la puerta de Hades del gol y el inframundo griego, para ser cancerbero se ha de tener un toque de locura. Una locura genial como la que demostró poseer Sir Arthur Conan Doyle, padre de Sherlock Holmes y la novela policiaca que pasó a la historia por su grandioso legado literario, pero cuya apasionante vida quedó un tanto ensombrecida por la inmensa popularidad que acumuló como literato. Continúa leyendo Conan Doyle, el portero que creó a Sherlock Holmes

Len Shackleton, ‘el Groucho del balón’

Uno de los mayores cómicos cuya filosofía de vida marcó a un buen número de generaciones fue Groucho Marx, genialmente entrometido, criticón, insolente, dinamitó la sociedad sembrando el desconcierto por doquier allá por dónde pasó su personaje, que siendo absolutamente diferente al personaje real, fue también sorprendentemente similar al cómico. Y es que en realidad Groucho se parodiaba a sí mismo, al ser humano. Pero lo cierto es que los dos gozaron por igual del don privilegiado de hacernos morir de risa e indignación…

En el fútbol inglés existió también un personaje que por su peculiaridad dejó su impronta tanto por los campos británicos como por la vida, siendo y comportándose en cierto sentido como el Groucho del balón. Nacido el 3 de mayo de 1922 en Bradford (Inglaterra), Len Shackleton fue un gran jugador británico del periodo inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial, de hecho la circunstancia del complicado periodo en el que desarrolló su profesión, sin duda dificultó el impacto, el brillo, que acabó teniendo en la historia del fútbol mundial y británico. Continúa leyendo Len Shackleton, ‘el Groucho del balón’

Legends Cards: Andrés Iniesta

Foto: Carla Cortés / VAVEL

El jugador manchego es el verbo hecho fútbol, la diferenciación entre sus conjugaciones, en su caso no basta con mirar, tampoco es suficiente con lo observado, sino que el secreto de su conjugación alquímica reside en lo que se contempla. Iniesta delimita a la perfección las lindes que separan el fútbol de un juego simplemente viril a una expresión artística. Si el piso, el suelo de los terrenos de juego de los estadios, en lugar de césped, fuera de cemento armado u hormigón, el único futbolista de la actualidad que sería capaz de hacer germinar una flor en ellos sería Andrés Iniesta. En cada estadio de la vida florece, florece toda sabiduría y toda ciencia para su tiempo y aunque no puede durar eternamente, su virtud será la pervivencia, su continuar despierto en el recuerdo, su vital inhumación en la palabra de las generaciones que le evocarán de continuo. Continúa leyendo Legends Cards: Andrés Iniesta

El arte del tiro libre

Dicen que el arte es un estado del alma que crea libremente generando emociones y sentimientos en todo aquel que lo contempla. Posiblemente elevar al fútbol y algunas de sus puntuales acciones a la citada categoría pueda ser considerado como un acto de imperdonable herejía para un amplio sector de la crítica y la intelectualidad. El fútbol en gran medida constituye un compendio de habilidades motrices, equilibrio, orientación, ritmo, anticipación, salto, carrera, golpeo, precisión… Todas y cada una de ellas mejoradas sobre una base de trabajo, entrenamiento y formación, que dejan un porcentaje mínimo para la creatividad y la imaginación, pero se ubica precisamente en ese pequeño porcentaje, la rendija por la que se cuela el arte y la libertad, el don y el duende para transmitir e inventar. Quizás sea muy osado elevar a la categoría de arte las habilidades de los espíritus libres del fútbol, pero en la citada disciplina deportiva, lúdica, en su concepción de actividad vinculada al espectáculo, la inspiración de algunas de sus grandes estrellas los convierte además de deportistas en artistas del balón. Continúa leyendo El arte del tiro libre